3/22/2006

Gente mala

He conocido a mucha gente mala, gente hijaputa, gente cabrona, vamos de lo peorcito de la humanidad. Pero lo que he conocido en el trabajo... no tiene nombre. Es la jefa, a la que sustituí cuando estuvo de baja por depresión. Pues esa tipa es la individua de la que hablo. Treinta años lleva en esa empresa y ahora es la jefa del departamento, cobrando una pasta y a parte de no hace nada en todo el día, molestando, tocando los huevos, todo lo posible para conseguir que haya mal ambiente en el departamento.

Y lo consigue, o lo consigue a medias. Si ayer decía blanco, hoy afirma negro, y tu que estas haciendo blanco quedas como el gilipollas de turno, pero es que mañana que tu estas haciendo negro, a ella le da por decir que no, que había dicho verde fosforescente… y claro eso durante meses, cansa.

Los tres compañeros estamos unidos e intentando de todo, primero intentamos seguir como antes, cuando no estaba ella, pero no funcionó, luego cambiamos e intentamos saturarla de trabajo, grave error por nuestra parte, todo lo que tenía que haber hecho ella, lo tuvimos que hacer nosotros. Después de una conversación con una de las jefas de la planta, nos “aconsejo” que la siguiéramos el juego, sin protestas ni nada, que era lo que había. Así que ahora me encuentro con la sorpresa matutina del nuevo método de trabajo diario. Pero bueno, todo sea porque le de un chungo y se vaya de nuevo de baja. Y si suena mal, a que soy un insensible, me gustaría ver a la gente que piensa eso estar un tiempo bajo la mano de hierro de la tiparraca esta.

1 Comments:

Blogger Aqueras Montañas said...

Comprendo tu situación porque a mí me pasa igual, por qué la mayoría de las jefas son gilipollas?

7/12/2006 1:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home